espiritu del peregrino

“El peregrino, pienso, es el que sale en busca de una meta determinada”

Juan Belda

Convertirse en peregrino es una decisión trascendental. Quién realiza el Camino de Santiago lo hace impulsado por un profundo deseo espiritual que llama a la búsqueda interior, al descubrimiento de la verdad, a la compasión y al perdón. Este poderoso sentimiento es el “espíritu del peregrino”.

Según el mito y los testimonios de los peregrinos, el espíritu se hace cada vez más latente en el corazón del viajero a medida que este avanza en la ruta. Al mismo tiempo, se materializa en forma de acciones espontáneas de generosidad como compartir el almuerzo, el agua de tu cantimplora o ayudar a otro con dificultad para continuar el trayecto.

El espíritu del peregrino es una suerte de ángel guía, un aura dulce de esperanza y fé que ayuda a los viajeros a cumplir sus metas y a adquirir nuevas enseñanzas. Con seguridad, cada peregrino experimenta pequeños milagros a lo largo del camino que transforman su perspectiva de la vida.

El poder espiritual del Camino de Santiago es tan intenso, que algunas personas se echan a llorar o realizan hazañas físicas que de otro modo no hubiesen podido conseguir.

El espíritu del peregrino también es colectivo. Desde que inicia la ruta, puedes sentir cómo el ambiente se llena de un humor positivo y el terreno es mucho más amigable a tus pasos. Siempre estarás rodeado de sonrisas y al mirar a los desconocidos es fácil tener la sensación de que son viejos amigos.

¿Cómo desarrollar el espíritu del peregrino?

El espíritu del peregrino aparece de forma natural en tu interior a medida que avanzas en el Camino de Santiago, pero puedes realizar ciertas acciones para intensificar este sentimiento y ayudarte a cumplir los objetivos del viaje.

  • Fíjate en los detalles: disfruta los sonidos del camino, admira la naturaleza a tu alrededor y camina lo suficientemente despacio como para fijar los paisajes en tu mente. La naturaleza es el lugar por excelencia para el desarrollo espiritual, las respuestas a las interrogantes de tu vida llegarán poco a poco.
  • Comparte con otros: acércate a alguien que esté solo o únete a un grupo de caminantes durante algún tramo. Conversa, escucha atentamente y aprende de sus historias. No tengas miedo de compartir tus pensamientos e inquietudes, recuerda que todos los peregrinos están unidos por un mismo sendero, aunque tengan objetivos diferentes.
  • Ora y reflexiona: ocúpate de tu relación personal con Dios. Ora a tu manera y ten conversaciones contigo mismo. Algunas personas guardan sus reflexiones en apuntes, otras las graban y otras deciden guardarlas en su interior.

Sea cual sea la forma que adquiera el espíritu del peregrino en tu viaje, ten la certeza de que cambiará tu vida para siempre.

Muchos peregrinos hablan sobre el espíritu del peregrino ¿Qué es en realidad?
5 (100%) 1 vote
¡Creemos que estos artículos también te pueden interesar!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies