Fuente: Camino Gal

Tenemos buenas noticias: ¡puedes hacer el Camino de Santiago con tu mascota! Quienes han emprendido el peregrinaje en compañía de sus peludos amigos saben que el trayecto se convierte en toda una aventura digna de atesorar.

Si te has animado a la idea de hacer el recorrido con tu mascota, debes tomar medidas especiales para asegurar un peregrinaje sin contratiempos y proteger a tu pequeño durante el viaje.

Consejos para hacer el Camino de Santiago con tu mascota

Prepara a tu mascota con dos meses de anticipación: 60 días es el tiempo mínimo recomendado para comenzar a preparar el recorrido con tu mascota. Así como cualquier otro peregrino, el peludo debe prepararse físicamente para enfrentar los desafíos de cada tramo, de lo contrario podría sufrir lesiones y otros daños relacionados con salud.

  • Llévalo al veterinario para una revisión general. Asegúrate de que esté en buenas condiciones físicas, desparasítalo, vacúnalo y solicita a su veterinario un medicamento especial para el viaje (píldoras anti-mareo, vómitos, entre otras).
  • Realiza caminatas diarias con él para mejorar su resistencia. Esto también te servirá para identificar sus limitaciones, así sabrás cuándo es momento de tomar un descanso.

Consigue el calzado ideal y aprende a cuidar sus almohadillas:sí, tu mascota también debería llevar zapatillas, sobre todo si es casera pues sus almohadillas son frágiles y pueden lesionarse con más facilidad en el trayecto.

Ten en cuenta que cada tramo del Camino de Santiago tiene un terreno distinto, así que si no tiene zapatillas, igualmente procura llevar protección extra para sus patas como vendas y cremas (tanto para la hidratación como para las infecciones).

  • Si llegas a observar heridas, quemaduras o ampollas en las almohadillas, debes limpiar la zona con agua, vendarla con gasa estéril y detener el viaje ese día.
  • Piensa en transportes alternativos en caso de lesiones, como bolsos y carretillas portátiles para perros.

Temporada: elige hacer el camino en una época del año con poca humedad y temperaturas moderadas. Algunos viajeros que han llevado a sus mascotas recomiendan las fechas de primavera y Semana Santa, cuando el clima es más amigable.

Busca el alojamiento con anticipación: intenta reservar con suficiente tiempo los hostales de cada tramo. Debes asegurarte de encontrar hospedajes petfriendly, donde puedas dormir con tu mascota o al menos le garanticen un espacio cálido y seguro para pasar la noche.

No es recomendable dejar a tu mascota al aire libre, puede llegar a sufrir por frío e incluso puede ser atacada por animales silvestres o perros callejeros.

  • En el Camino Francés, desde el punto de partida hasta Santiago de Compostela, hay más de 20 albergues petfriendly.

Hidratación y golpes de calor: el Camino de Santiago será un reto tanto para ti como para tu mascota, por eso debes llevar contigo mucha agua para cuidar la salud de tu compañero de viaje. Hidratala con la misma frecuencia que lo haces contigo.

Por otro lado, los jadeos rápidos, la salivación abundante y la dificultad para seguirte el paso son señales de que tu mascota está sufriendo un golpe de calor, especialmente si el sol es muy intenso.

En cualquier caso debes detener la marcha, descansar en la sombra, hidratarle inmediatamente y darle baños rápidos con agua fría. También se recomienda realizar masajes helados, que consiste en aplicar una bolsa con hielo por todo el cuerpo.

¿Listo para emprender el Camino de Santiago en compañía de tu mejor amigo?

¿Hacer el Camino de Santiago con tu mascota es posible? Consejos y recomendaciones
5 (100%) 1 vote

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies