Es conocido como el camino originario, por ser la primera ruta de peregrinación tras el descubrimiento del lugar donde reposa el apóstol Santiago el Mayor. La ruta auspiciada por el noble Teodomiro sería la utilizada para llegar hasta el lugar del hallazgo.

Hoy en día se puede considerar la ruta más difícil, pero al mismo tiempo es una de las que abarca menor distancia, ofreciendo una experiencia similar a los de los primeros peregrinos por sus paisajes con alto grado de exigencia, historia y magia.

El Camino Primitivo converge en el Camino Francés

La alta exigencia que tienen las rutas de este camino es muy alta, por lo que, si te ves desanimado a mitad de recorrido, puedes tomar el desvío en Melide e intentarlo en otra ocasión con mayor preparación.

¿Conoces la leyenda célebre de Salime?

La población del Salime cuenta una de las leyendas más conocidas sobre este camino primigenio donde sitúa al diablo saltando entre los peñascos adyacentes al río Navia.

En un traspié el demonio cayó a las aguas siendo arrastrados por su torrencial fuerza hasta que logró aferrarse un pedazo de tierra firme, y al salir comenzó a exclamar su pesar, gritando “Salime, Salime”.

Para su mala suerte, unos peregrinos pasaron por el lugar y su reacción fue la de tomar al diablo y mandarlo nuevamente al agua. Pero igual que la vez anterior, logró sostenerse de tierra firme, pero celebrando de forma más disimulada, “Subsalime, Subsalime”

Esta leyenda le dio nombre a las localidades de Salime y Subsalime pero ambos poblados se perdieron para dar paso a la construcción del embalse, aunque la leyenda todavía sigue.

¿Sabías que existe una ciudad romana en el camino primitivo?

Uno de los paraderos más conocidos durante tu valiente recorrido por el camino primitivo, es la ciudad de Lugo. Su principal atractivo es la muestra de presencia romana en el territorio.

Podrás ver una de las pocas murallas romanas en perfecto estado de conservación, este monumento es un Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde el año 2000.

Si te quedaste con ganas de conocer más, puedes ir al Centro Arqueológico de San Roque para que disfrutes de los vestigios de una Necrópolis Romana o ir hasta la Plaza San Marcos a ver el acueducto construido también en aquella época.

Este camino posee grandes secretos que están esperando por ti para que seas testigo de la magia que encierra en sus rincones. Prepárate para la aventura y sumérgete dentro de estos caminos llenos de historias.

Por favor, ¿Puedes valorar nuestro artículo? Tú opinión nos importa 😉

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies